El radiador y la refrigeración del motor

Radiador coche

El radiador del coche suele ser un gran desconocido. Quizá no muy a menudo sabemos la importancia que tiene o cuales son las tareas de mantenimiento que habría que realizar periódicamente. El radiador es el sistema que enfría el líquido refrigerante, que suele ser una mezcla de agua y anticongelante, que a su vez es el que mantiene a la temperatura correcta el motor. Puesto que en él hay muchas piezas que se mueven y friccionan más la combustión, el motor puede sobre calentarse y es muy importante rebajar su temperatura. Hay que destacar que también hay radiadores de aceite.

El motor no consume agua, pero sí que el líquido refrigerante se puede perder por el efecto de la evaporación. Si en tu coche tienes que rellenar el líquido frecuentemente, lo más probable es que tengas una pérdida por la bomba o por el propio radiador o en la junta de la culata. El aceite tiene la ventaja de que tiene un punto de evaporación más alto, por lo que en un sistema bien hermético debería durar más.

En caso de que tengamos que añadir agua, es importante hacerlo con el motor frío y llenarlo hasta la marca que tenga el depósito específico a este fin. Deberemos cerrar bien el tapón y asegurarnos de que el muelle no esté roto. Solo se debería hacer en caliente en caso de necesidad.

Como una imagen vale más que mil palabras y un vídeo todavía más, compartimos con vosotros éste en el que podéis ver todo el procedimiento explicado:

Sin llegar al extremo de cambiar el radiador, lo que sí podemos hacer si tenemos un poco más de conocimiento o práctica es “desaguar” el radiador. Con esto vaciamos por completo el líquido refrigerante y lo cambiamos por uno nuevo puro. No es complicado, pero si que son varios pasos, así que lo explicaremos en otro artículo.

Fuente: CITROËN


Deja un comentario

Connect with Facebook